domingo, 6 de enero de 2013

se acabó la navidad

pero el invierno aún no ha empezado. Despúes de reunirnos, celebrar, reir y llorar, hemos vuelto a la calma. Leer en un sofá para cuatro con uno solo, y no en un sofá para uno con cuatro encima, oir los pájaros y el viento, y no los gritos o las carrerillas por los pasillos. Comer tranquilos, recogidos sin miedo a que cualquier mano glotona te robe lo que te reservabas para el final. Pero el invierno se retrasa, aunque esta mañana el salón estuviese lleno de regalos, el frío parece seguir de vacaciones. Todavía falta lo mejor. Que llegue la nieve.
Feliz 2013